NOSOTROS

¿Quiénes Somos?

Somos una Fundación que sirve como plataforma para instruir, equipar y respaldar a las generaciones de habla hispana para que se cumpla el Plan de Dios en ellos como individuos. Así mismo, demostramos el amor de Dios al necesitado por medio de obras sociales.

Historia

Semillero de Jesús nació en el año 2002 con la necesidad apremiante de hacer algo más por el Señor y por aquellos que se estaban perdiendo, comenzamos sirviendo a las comunidades de extrema pobreza de Sabana de Uchire, Edo. Anzoátegui, hasta el presente año hemos podido seguir trabajando con ellos. En el 2011 nació la Casa de Oración como un lugar de encuentro íntimo con Jesús y servicio a su Iglesia.

Objetivos

  • Alcanzar a diferentes comunidades dentro de nuestro país que se encuentran en extrema pobreza, a través de donaciones de ropa, comida, medicinas, etc.
  • Capacitar a las personas con herramientas espirituales, para que crezcan en plenitud, ayudando en el desarrollo de sus habilidades y capacidades ministeriales.
  • Instruir y capacitar a aquellos con el deseo de crecer y llevar el aprendizaje a sus congregaciones, todo esto por medio del suministro de materiales de estudio y mentoría.
  • Incentivar a las personas a desarrollar una vida de oración y el estudio de la Palabra de Dios.
  • Respaldar como intercesores otros ministerios como iglesias, organizaciones cristianas, casas de oración, etc.
  • Ofrecer un lugar de desarrollo y crecimiento, en las áreas de la música, canto y teología.
  • Acobijar a todo aquel que desee formar parte de este equipo, recibiéndolos como parte de esta gran familia que es Semillero de Jesús.
  • Plantar casas de oración afirmando intercesores, maestros y músicos.
  • Fomentar la unidad del cuerpo de Cristo, compartiendo el servicio con hermanos de distintas iglesias y denominaciones, ya que creemos en una sola iglesia unida.
  • Fomentar el desarrollo de familias consagrados al Señor.
  • Respaldar en oración a los ministerios, iglesias, empresas y personas que nos han apoyado.

    ¿Cómo lo lograremos?

  • Evaluando el llamado de cada persona.
  • Evaluando cada condición de extrema pobreza.
  • Discerniendo la voluntad de Dios para cada quien, apoyándoles en oración y mentoría.