Nuestro Blog

El éxito de la oración intercesora: ¡Averigüemos!

Hoy en día muchos están en la búsqueda de la fórmula inmediata para alcanzar éxito en oración. Buscan un galardón: ver cumplido en este mundo lo que piden. Lo que quiero compartir al tratar este tema es que alcanzar el éxito de la oración que llega al corazón de Dios no se consigue de forma inmediata. Si aceptas el reto de conocer y profundizar en cómo llegar al éxito con ella, estoy segura que te llenarás de grandes consejos que nutrirán tu intimidad con el ABBA Padre y fortalecerá tu gran amistad con Jeshua.

Me gustaría que pensemos en lo que dice 1Juan 5:14 “Y esta es la confianza que tenemos en Él, que, si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye”. Pedir conforme a la voluntad de Dios nos lleva a comprender que, para conocer su voluntad, nuestro corazón debe ser saciado de la santidad de Dios. Y se debe verter el óleo del Espíritu Santo. Así nuestros oídos espirituales y físicos serán capaces de escuchar el susurrar de Dios dando a conocer su voluntad, a cada instante, en nuestro caminar.

La relación con Dios se da sí y solo si nos mantenemos en intimidad con Él en nuestro lugar secreto. Veamos lo que dice Mateo 6:6 “Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto…”. Además, en Salmos 51:6 dice: ”He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo. Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría”. Ambos enfatizan que el éxito de la oración está anclada a la dedicación, en intimidad, a Dios. Así tú serás edificado en santidad y purificado por el fuego del Espíritu de Dios.

Considerando que la oración es mucho más profunda que una fórmula, quiero animarte a comprender que cuanto más tiempo dediques a fortalecer tu intimidad con Dios, a través de estudiar profundamente el Sermón del Monte (Mateo 5 al 7), y practicarlo en conjunto con los dos grandes mandamientos que resume Jeshua en Mateo 22:36-40, podrás alcanzar la oración intercesora exitosa que recitó Jeshua en el Getsemaní (Mateo 26:39).

El éxito de tu oración siempre estará ligado a la pureza con que tú te acerques a Dios cuando levantas tu intercesión, entendiendo que incluso en nuestras oraciones debemos buscar escuchar los gemidos que están guardados en el corazón de Dios.

Lorena de Caraballo.
Misionera Intercesora
Caracas, Venezuela
Abril, 2020