Nuestro Blog

Agradecida

Hoy le doy gracias a Dios por los apagones, durante ese tiempo que no había electricidad, no había mucho que hacer más que compartir en familia, jugar con las niñas,orar y alabar a Dios, y realmente fueron momentos de mucha bendición.

Hoy puedo decir que extraño esos tiempos donde nos “veíamos obligados a vernos las caras y hablar el uno con el otro”, además podíamos descansar más, cuando caía la noche todo empezaba a oscurecer demasiado, así que buscábamos la manera de dormir pronto.

Después de todo, puedo decir que pudimos gozarnos en medio de la tribulación y disfrutar de cosas “simples”; como sentarse en una sala toda la familia y conversar.

Alixana Guardia
Caracas, Venezuela
Marzo, 2019