Nuestro Blog

La Mano de Dios en días de dificultad.

Una noche de Apagón

Una noche, durante el mes del corte eléctrico en el país, estábamos Adrián, Camila y yo compartiendo junto a la familia fuera de casa, cuando de repente se fue la luz de nuevo a nivel nacional; fue un momento tenso, nosotros vivimos en un piso 25 y eso implica no sólo subir las escaleras, sino subir con peso (Camila, los bolsos, etc) además que también ya llevábamos varios días subiendo a pie precisamente por la falta de luz, y eso nos tenía muy agotados; la verdad no queríamos volver a subir.

Ya que teníamos todo el día en la calle, necesitábamos darnos un baño (sin luz no funcionan las bombas de agua de los edificios), Camila tenía síntomas de gripe y necesitaba secarle el cabello luego del baño para llevarla a dormir y sin electricidad no funcionaría el secador. Así que le dije a Dios ¡Señor, por favor ayúdanos! Y fue entonces cuando decidimos ir a casa de mis suegros que viven en un piso 4 a esperar que el servicio eléctrico se restituyera, ya eran las 8:00 p.m.

Cuando llegamos, mis suegros me dicen “si se quieren bañar, pueden hacerlo, el tanque de agua están arriba del edificio y el agua cae por gravedad; además teníamos el calentador de agua encendido y hay agua caliente” (primer milagro). Luego de bañarnos, inmediatamente llegó la luz y fue una alegría enorme porque pude secarle el cabello a Camila (segundo milagro). Al terminar con su cabello, la luz comenzó a fallar y salimos corriendo a nuestra casa pidiéndole al Señor nos permitiera llegar.

Llegamos al edificio, tomamos a Camila y nuestros bolsos, nos subimos al ascensor y orábamos “Señor, déjanos llegar a la casa”. Finalmente llegamos arriba, se abrieron las puertas del ascensor, entramos a nuestra casa, colocamos las cosas que traíamos y se fue la luz de nuevo, esta vez por más de 12 horas continuas (tercer milagro).

Dios es demasiado fiel y bueno, nos ayudó y nos escoltó hasta la casa, además ya estábamos bañados y listos para dormir. Nunca olvidaré ese día, ¡Gracias Dios, nadie como tu!

Daniela Guardia
Caracas, Venezuela
Marzo, 2019